Pico Ranera en invierno.

Tanto en invierno, como en el resto de las estaciones del año, disfrutar de nuestros paisajes resulta altamente gratificante.

Además, pueden realizarse rutas cercanas a la Ciudad Medieval de Moya, Sto. Domingo, Monasterio de Texeda, o a las localidades de Garaballa, Castro Celta en Aliaguilla, Sinarcas, etc.

En verano, podrán disfrutar de un baño en la Piscina Municipal.

En primavera, los paisajes recobran todo el esplendor perdido durante el invierno. Además, para los amantes de los hongos y recolección de setas, es una zona en la cual se crían abundantemente a partir del mes de octubre, hasta que el tiempo les favorece.

También tienen cerca cotos de caza y de pesca, para los amantes de estas aficciones.

Ríos en primavera...